Emigrantes

11 Ene

Antonio Tejedor. Profesor y Escritor

Antonio Tejedor García

Antonio Tejedor García

“Irse fuera a vivir, a trabajar, enriquece, abre la mente y fortalece habilidades sociales” Palabras del nuevo ministro de Exteriores que todo el mundo conoce para referirse a nuestros jóvenes universitarios que vagan por Europa. Algunos hablan de cinismo político, pero yo no me atrevo a una aseveración tan contundente. Me inclino más bien por un toque de humor negro (lo de copiar y emular al jefe, a Rajoy, sigue estando de moda) que el resto de los españoles no hemos sabido digerir. Y menos, los que acabáis de regresar al extranjero tras la Navidad, que cada año os parecéis más al turrón. Si ya lo dijo otra ministra, la señora Báñez, si salís es por vuestro espíritu aventurero. Tenemos una juventud dispuesta a trabajar, a enriquecerse, abierta de mente y fuerte en habilidades sociales, ¿qué más queremos? ¿En qué otro país pueden decir lo mismo? ¿Dónde están semejantes joyas? Aquí, por supuesto, y como vamos sobrados os las mandamos recién enseñadas y con el título de ingeniero, químico, arquitecto o similares bien fresco y en la mano. Y gratis. De nada, europeos, los españoles somos así.

Al PP le gusta que estos jóvenes inquietos den brincos por medio mundo. Es un partido comprensivo con los que se van de su casa y de su pueblo. Entienden perfectamente el efecto migratorio, pues ellos mandaron a sus hijos a Oxford, Harvard y otras universidades por el estilo, saben de los rendimientos que tal migración supuso para tales vástagos y no quieren menos para los de los demás. Lo mismo desean para los emigrantes que vienen de África o Siria, a quienes acoge con un regocijo y una alegría para empequeñecer cualquier navidad. Me congratulo por estas mentes tan abiertas.

Lo que no entiendo es a algunos de estos jóvenes que se han ido a Europa a cultivarse y ver mundo, a conocer a otras gentes. Nuestros padres nunca tuvieron esa oportunidad, jamás viajaron al extranjero ni siquiera a la pérfida Albión y los pocos que lo lograron se vieron obligados a trabajar en condiciones precarias, sin la protección del generalísimo. Por eso, que ahora nos vengan con remilgos de que no tuvieran otra opción, que en nuestro país no había trabajo o que se les niegue la asistencia sanitaria en Europa y otras zarandajas es propio de gentes poco agradecidas. Y encima quieren que se les atienda cuando necesitan hacer algún trámite y se les evite viajes caros y largos por el papeleo. ¡Pero, hombres, por Dios! Además, quieren votar. ¡Lo que faltaba! Andad, turroneros, quietos donde estáis que ya ha pasado la Navidad y aunque dicen que nos hemos recuperado, sigue haciendo mucho frío.

Correo del autor: espikap@Hotmail.com  Blog: www.lagartosquebrada.blogspot.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: