El Club de la Comedia en el BOE

27 Dic

club-de-la-comedia-boe

Por José Ramón Chaves García. Humanista, jurista (magistrado) y amigo de sus amigos

José R. Chaves

José R. Chaves

Ayer el BOE me recordó la vieja revista humorística La Codorniz, pudiendo parafrasearse aquello de “el boletín más audaz para el ciudadano mas paciente”.

Incluso pensé que se había adelantado una semana el día de los inocentes. Pero no, era el BOE del 20 de Diciembre. Como jurista y ciudadano me quedé patidifuso. Veamos. Intenten mantener la compostura.

Primero. El título de la nueva ley asturiana me llamó la atención:

Ley 3/2016, de 4 de noviembre, reguladora de las pruebas de oposición para la selección y provisión de plazas de Facultativo Especialista de Área.

¡Caracoles! Me dije. Toda una Ley formal para regular unas concretas oposiciones. No todos los procedimientos selectivos autonómicos, ni los del ámbito de la sanidad, sino solamente las pruebas de oposición para personal médico estatutario.

Segundo. El Preámbulo expone la preocupación parlamentaria y mi interés crece:

La mencionada falta de anonimato y objetividad en las pruebas de oposición correspondientes a las últimas Ofertas Públicas de Empleo para Facultativo Especialista de Área conllevó una elevada litigiosidad en gran parte de las especialidades ofertadas, habiéndose demostrado incluso la arbitrariedad deliberada de algunos miembros de tribunales que favorecieron a personas determinadas, llegando a anularse por sentencia pruebas y nombramientos, con el consiguiente trastorno para aspirantes y para el sistema.

O sea, al legislador le preocupa que el poder judicial ha invalidado actuaciones del Ejecutivo en materia selectiva.

Tercero. Por fin, llega el articulado de la Ley, y mis ojos se abren como platos.

Artículo único. En las pruebas de oposición llevadas a cabo para la provisión de plazas de Facultativo Especialista de Área en las Ofertas Públicas de Empleo del Sespa, el tipo de ejercicios planteado deberá garantizar el anonimato de las respuestas de cada aspirante, de modo que el Tribunal no pueda conocer a quién pertenecen los formularios de respuesta hasta que se establezca la puntuación definitiva en el concurso-oposición de todas las personas aspirantes. No se realizarán, en ningún caso, ejercicios leídos o desarrollados en presencia del Tribunal ni en sesión pública.

No cuestiono la legitimidad del parlamento para aprobar leyes si considera que hacen falta. También es loable su aspiración de lograr la máxima transparencia en los procesos selectivos. Es más, siempre he pensado que le legislador está para reorientar y corregir a la administración cuando existen varapalos judiciales serios.

Pero me brotan algunas preguntas pues las oposiciones y la transparencia son cosa seria que no merece experimentos legislativos:

¿Hace falta que el legislador imponga la garantía del anonimato de las respuestas de cada aspirante, cuando es un principio elemental que deriva de los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad en el acceso al empleo público?. De hecho, el Supremo lo ha sentado en infinidad de sentencias.

¿Es bueno que se seleccionen cirujanos o funcionarios de nivel superior solamente mediante cuestionarios tipo test, prohibiendo exámenes orales, exámenes escritos de desarrollo, supuestos prácticos y similares?

¿Es serio lo de prohibir ejercicios leídos o desarrollados en presencia del Tribunal ni en sesión pública?

¿La desconfianza de todo el rebaño de funcionarios que podrían formar parte de los Tribunales es la respuesta adecuada en vez de exigir responsabilidades a las ovejas negras?

¿Esa medida solo es buena y válida para la selección de médicos de la sanidad pública y no para el resto del empleo público sanitario y no sanitario?

Porque la respuesta no es fácil, opté por tomármelo con humor evocando a La Codorniz. Y en esa línea, me pregunto ante una eventual filtración de cuestionarios tipo test, si la próxima Ley impondrá la adjudicación de plazas públicas por sorteo ante notario (como la lotería navideña o las viviendas sociales). O si ante una sentencia condenando a indemnizar por deficiente estado de las carreteras, se aprobará una Ley que ordene rodear los baches o sencillamente que prohiba circular con coches.

En fin, ante los fines de los políticos y su reflejo en el BOE no puedo menos de recordar mi antiguo post de humor titulado: Nunca digas nunca jamás: lo que los políticos no aprenden de James Bond.

Origen: El Club de la Comedia en el BOE – El rincón jurídico de José R. Chaves – delaJusticia.com
Anuncios

4 comentarios to “El Club de la Comedia en el BOE”

  1. Cabreado 28 diciembre, 2016 a 11:44 #

    Querido señor, puede que tenga razón en sus planteamientos, pero eso no le da derecho a insultar a nadie, por tanto si se permite el lujo de hablar de rebaños de funcionarios yo me tomo la libertad de pensar que usted vive en una piara de cerdos.

  2. Pakito 27 diciembre, 2016 a 21:30 #

    Esto se solucionaria con oposiciones a nivel nacional

    • Antonio 28 diciembre, 2016 a 09:45 #

      De acuerdo con usted.
      Pero eso es precisamente lo que no quieren…, PARA PODER SEGUIR ENCHUFANDO A LOS SUYOS.

  3. Pedro Benabarre Graus 27 diciembre, 2016 a 18:35 #

    Jurídicamente hablando, esta noticia me produce rubor, indignación y sarpullido…
    ¿En qué país vivimos?
    ¿Cómo es posible que no se hayan exigido las RESPONSABILIDADES PENALES Y DISCIPLINARIAS CORRESPONDIENTES a las personas que han actuado ilegalmente, tal y como se dice claramente en la exposición de motivos de la Ley…?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: