Así es empresario cualquiera

20 Dic

Antonio Tejedor. Profesor y Escritor

Antonio Tejedor García

Antonio Tejedor García

Me gustaría que dieran su opinión los adalides del neoliberalismo sobre el tema de las autopistas. Se les llena la boca acerca de las bondades del capitalismo, pero cuando se produce un cortocircuito de este calibre (¡y hay tantos!) se escurren bajo las alcantarillas y no se les ve ni aunque les convoquen con campanillas. O a lo mejor esto no es ningún desastre y estemos equivocados los de siempre. Sin embargo, a lo más que se atreven es a negar la existencia del rescate y recurrir a los sempiternos subterfugios del lenguaje para intentar confundir a la ciudadanía. Pero, pagar, habrá que pagar. Nada de asumir responsabilidad. Ni la más mínima autocrítica. Vamos, que merecen una calificación cum laude por el artilugio legal parido.

Así es político cualquiera. Utilizo el dinero público para obras faraónicas innecesarias (¿a quién se le puede ocurrir la construcción de una autopista de peaje al lado de una autovía?), regalo millones a mis amigos que dejarán una buena parte en mi bolsillo y revisto todo este andamiaje con la etiqueta de la legalidad. He dicho muchas veces que los millones de Bárcenas, los sobres del PP o los trajes de Camps son puro folclore si lo comparamos con el nicho real de corrupción. La corrupción real está en el Parlamento, en la elaboración y aprobación de las leyes. Aquí es donde se esconde la corrupción con mayúscula, la que no se queda en 20 ó 30 millones de euros, sino en miles (5.500, según decían; ahora parece que serán menos). Como en los créditos ficticios (a partidos políticos) o inversiones fallidas (la mayor parte de ellas sabiendo que iban a fallar o arriesgando más allá de lo que la buena praxis bancaria permite) y que nos costaron 70.000 millones. ¿Qué podemos decir de las leyes protectoras de las eléctricas, del impuesto al sol? Menos mal que estos políticos –tanto da del PP como del PSOE, pues han seguido la misma política- son liberales y se niegan a intervenir en las empresas, se niegan a conceder subvenciones o mamandurrias y a permitir la libre competencia.

Así es empresario cualquiera. Hasta yo, si tuviera la misma decencia que ellos, que esos afamados empresarios y esos egregios políticos. Personas de bien, se les ha llamado siempre. Si el negocio va viento en popa, me quedo con el dinero; si el negocio va mal, paga el Estado. ¡Y sin poner un duro de sus bolsillos, toma ya! Los dueños de SACYR, OHL o ACS con el ínclito Florentino del que cuentan y no paran de sus tejemanejes en el palco del Bernabéu (un remedo de La escopeta nacional que inmortalizó Berlanga) se llaman empresarios. Tienen la vergüenza de llamarse empresarios. Al tal Florentino ya se le pagó por otra jugada similar 1350 millones de euros por el fallido proyecto del almacén de gas Castor en Tarragona.

A todo esto, aún niegan relación alguna entre las donaciones a los partidos políticos PP y PSOE y la adjudicación de obra pública. A tales políticos, los mejores administradores –al parecer- del dinero público (otros lo llaman robo, por aquello de emplear menos palabras) se les recompensa con la reelección. Ahora que alguien me explique cuál es el significado de la palabra masoquismo si este caso no viene a cuento.

Hay una tristeza más que incorporar a esta cadena de infamias: nuestro silencio, el silencio de los ciudadanos. Nos roban y nos callamos. Ni una protesta en la calle. A esto creo que ahora lo llaman moderación, la sociedad ya está madura. Han conseguido que el hombre de la calle alcance la máxima cristiana de poner la otra mejilla. Bienvenida, pues, la hostia, la siguiente sartenada de hostias. Amén.

Correo del autor: espikap@Hotmail.com  Blog: www.lagartosquebrada.blogspot.com

Anuncios

2 comentarios to “Así es empresario cualquiera”

  1. Maria 20 diciembre, 2016 a 15:42 #

    Tienes toda la razón, como diría mi abuela , más razón que un Santo . Y no es cuestión de legalidad o no . Estos son los mismos políticos que nos han hecho responsables a los ciudadanos de haber gastado por encima de nuestras posibilidades , que nos han recortado los sueldos , aumentado los impuestos etc… Que ahora paguen ellos sus errores , que asuman sus responsabilidades , que para eso cobran lo que cobran y tienen privilegios , que no están al alcance de ningún otro trabajador . Y con respecto a los empresarios , decir que el resto de empresarios responde con su capital y con sus bienes .Tan solo una minoría , banqueros y grandes constructores , son rescatados por el estado ( contribuyentes ) sin mayores consecuencias para su economía.

  2. Cabreado 20 diciembre, 2016 a 10:01 #

    Desde luego que es una barbaridad, pero lo triste es que es totalmente legal. Es la ley la que permite , no solo permite, obliga a la reversión al Estado de la empresa deficitaria, por tanto es la ley lo que hay que cambiar y pronto para evitar próximos disparates.

    Por cierto quien se rasgaba las vestiduras cuando se efectuó la concesión…….NADIEEE, por tanto ahora menos lobitos y mas trabajar para evitar que el Estado tenga que acudir a es tipo de licitaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: