Los caminos de la socialdemocracia

29 Nov

Por Antonio Tejedor. Escritor y Profesor

Antonio Tejedor García

Antonio Tejedor García

Hace años que la socialdemocracia abandonó al currito y ahora el currito está en vías de abandonarla a ella. La socialdemocracia ha optado por el trabajador de cuello blanco, una franja de personal cada vez más amplia en el país, dado el proceso de desindustrialización y la desaparición del trabajo en el sector primario. Esa es la “lucha” que mantiene con la derecha. Hoy en día, socialdemocracia y conservadores en poco se diferencian más allá de algún matiz (matrimonio gay, defensa de género, ley de dependencia…) pero en lo fundamental, en la economía, uña y carne. A pesar de ello, el capital no acaba de fiarse del todo y los socialdemócratas son puestos a prueba en cada momento de duda.

En nuestro país, un momento clave se produjo con la llegada de la democracia y la necesidad de aquella terrible reconversión industrial. La debilidad de la derecha le impedía llevarla a cabo (el cotarro estaba soliviantado en extremo y no era cuestión de añadir más leña al fuego no nos fuéramos a quemar) y el hecho se convirtió en prueba de fuego para la socialdemocracia. Como se portaron bien, le regalaron unos cuantos años de poder (siempre que continuaran siendo buenos chicos). El sacrificio que les han exigido ahora –el golpe de estado para deponer al Secretario General democráticamente elegido entre los afiliados- puede que sea un suicidio, una muerte lenta o al menos una herida que tardará en cicatrizar. Ellos lo han aceptado a pesar de haber visto cómo sus compañeros en Grecia e Italia desaparecieron tiempo atrás. Es posible que el gran capital lo deplore más adelante, pero de momento se han envalentonado. De ahí, también, y en un sentido más global, Donald Trump.

Trump no es mas que la personificación de la amenaza, el recordatorio de quién manda y la posibilidad que tienen siempre de soltar sus canes para que nos amedrenten. El fascismo no resurge porque nunca ha muerto ni ha sido enterrado. Permanece en segunda fila, sin molestar más de lo necesario. Sin embargo, no debemos olvidar su existencia, su presencia y su constante amenaza. Y si lo olvidamos, ellos nos lo recuerdan. Que viene el lobo, nos dicen con Trump. ¿Con qué calzador nos lo han metido? Con el de los sentimientos. ¡Qué paradoja! Los más materialistas, los que únicamente por dinero mueven una mano, apelen a los sentimientos de la gente. A los trabajadores blancos americanos que perdieron su trabajo en la desindustrialización les ha tocado la fibra sensible y se los ha llevado de calle. No les dará trabajo ni mejorará sus condiciones de vida (si acaso, lo contrario, y si no, al tiempo). Sin embargo, les ha creado un sentimiento, les ha hecho creer que pertenecen a la tribu, a la gran nación. Los ha convertido en patriotas de pacotilla que en vez de llevarse el dinero a Suiza (allí lo llevan a Nevada o Delaware) se llenan el pecho de orgullo. Un orgullo que no huele a chuletón de ternera, pero que sabe a calorcico y les ayuda a pasar el invierno.

Desde la revolución socioeconómica de mediados de los 80 con Thatcher y Reagan a la cabeza y la expansión globalizadora de la economía arrasan. Y quieren más. Vienen a por todo. El capitalismo y el neoliberalismo no se van a echar atrás si no les abrimos los brazos. Aun poseyendo el planeta al completo, no están satisfechos; quieren, además, que le queramos, que les abracemos y demostremos nuestro cariño, nuestra lealtad y nuestro amor. El pobre niño rico que no tenía amigos con quien jugar se ha hartado de su imagen de menesteroso y exige nuestro abrazo. ¿Va a poner reparos la socilademocracia? ¿Qué pedirá a cambio? Prepararemos una sartenada de loas.

Correo: espikap@Hotmail.com  Blog: www.lagartosquebrada.blogspot.com

 

Anuncios

Una respuesta to “Los caminos de la socialdemocracia”

  1. Purple Ponytail 29 noviembre, 2016 a 13:16 #

    Desgraciadamente esto no acaba nunca, ahora tenemos la amenaza de Trump. Por fortuna también van muriendo como es el caso de Fidel, fascista asesino y genocida y por cierto, multimillonario igual que toda su familia, que ha llevado al pueblo cubano a la miseria del comunismo pero sus hijos paseando en lujosos yates por el mediterraneo.
    Entre unos y otros el pueblo siempre el pagano.
    Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: