Los españoles primero. Españoles y extranjeros- ¿Quién aporta más?

22 Nov

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado, Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

España tiene unos cuarenta y ocho millones de habitantes censados, y posiblemente uno o dos millones más en situación irregular, es decir, unos cincuenta millones de personas.

¿Saben cuantos extranjeros hay en España, según los datos oficiales? Pues alrededor de ocho millones censados, y seguramente un par de millones más sin papeles, es decir que no figuran en los datos oficiales.

De los 48 millones de habitantes legales, trabajan, trabajamos, escasamente 16 millones de personas, es decir, una de cada tres, contribuyendo al mantenimiento de las otras dos, a través de la familia, la jubilación, el seguro de desempleo, pensiones de invalidez, salarios sociales de las comunidades autónomas, etc.

Del colectivo de extranjeros, entre ocho y diez millones de personas, repito, solamente trabajan legalmente un millón seiscientos mil, es decir únicamente el diez por ciento de los cotizantes a la seguridad social. La ratio de extranjeros que trabajan es, pues, muy inferior a la española: uno de cada cinco. Los cuatro restantes viven –o sobreviven- de sus familias, de las ayudas sociales, que aquí damos a propios y extraños, de Cáritas, comedores sociales, etc.

Y, por supuesto, de la economía sumergida. En la casa donde vivo, hay treinta vecinos, y al menos una docena de familias tienen asistentas domésticas extranjeras, seguramente todas –o casi todas- sin asegurar, cobrando en dinero negro…

Por no hablar del mundo de las chapuzas a domicilio, pintores, albañiles, electricistas…, que también está plagado de extranjeros, que encima tiran los precios, pues como no se molestan en darse de alta, pagar a Hacienda y a la Seguridad Social, etc., pueden trabajar con precios inferiores al autónomo que está legalizado.

O el ancho mundo de la prostitución, mayoritariamente femenino, aunque también hay masculina, que según las malas lenguas ocupa entre 300.000 a 500.000 personas, siendo la mayor parte extranjeras, y que por supuesto, dada nuestra tradicional tendencia a negar lo que es evidente, carece de regulación alguna, lo que supone cero ingresos para el Estado.

Pero todas esas persona utilizan nuestro sistema sanitaria, y no se privan incluso de traer a sus padres, hermanos o hijos, para que sean atendidos por nuestros mejores especialistas. Total, es gratis… Asisten a nuestras escuelas e institutos públicos, y casi monopolizan las becas de comedor, que se dan a las familias necesitadas, desplazando a los españoles en mala situación en beneficio de extranjeros que nunca han aportado un euro –y muchos tampoco piensan hacerlo- a la Hacienda y Seguridad Social españolas.

En resumen, esta cifra, a toda luz excesiva de extranjeros que no hacen nada, más que vivir de nosotros, no con nosotros, ¿realmente no es preocupante? ¿No tendríamos que limitar la entrada y permanencia de personas que no trabajan –o hacen como que no trabajan- y tampoco acreditan disponer de medios económicos para vivir por cuenta propia? No podemos ser el paraíso de los que creen que todo es gratis.

Parece obvio que en España todos somos iguales, pero los españoles primero…

Anuncios

12 comentarios to “Los españoles primero. Españoles y extranjeros- ¿Quién aporta más?”

  1. Carlitos 24 noviembre, 2016 a 19:27 #

    Sr Grau…
    Vuelve Vd. a insistir:

    “… necesidad de llenar el país con millones de extranjeros, entre 8 a 10 millones, entre documentados, indocumentados y mediopensionistas…, salvo que con eso se pretenda rebajar el coste de la mano de obra nacional …”

    Y yo le insisto, también:

    Los datos de población residente en España, según el INE, es a 1.1.2016, de 46,4 millones de personas (bastantes menos de los 50 que Vd. cita), de los cuales
    – Españoles: 42 millones
    – Extranjeros : 4,4 millones

    Españoles: Población Activa 19,4 millones (Resto 22,6 millones (jubilados, niños, etc etc).
    Extranjeros: Población Activa 2,67 millones (Resto 1,73 millones)

    Supongo que, además, dentro de la POTENCIAL MANO DE OBRA EXTRANJERA a la que recurrir, para rebajar costes, no incluirá Vd., además, a los niños y mayores.

    A mí que soy de Ciencias, no me cuadran los números.

    Salvo para intentar justificar su argumentario y los cálculos de ratios “ad hoc”, no entiendo esa fijación suya en repetir cual mantra, la cifra de 8 a 10 millones, cuando se refiere a extranjeros en España.

    Y para finalizar, solo una reflexión personal.

    – No queremos que vengan a España a trabajar en las fábricas, etc, etc, que se ubican aquí.
    – No queremos que se lleven las fábricas a sus países de origen, aunque allí los costes sean menores.
    – La explotación de sus recursos, las monopolizan empresas extranjeras (americanas, chinas y europeas) que retornan a sus países la mayor parte de sus beneficios, dejando allí solo unas migajas, de las que se apropian élites nativas.
    – Cuando hemos esquilmado esos recursos, nos vamos de allí, y trasladamos la parafernalia a otro sitio.

    En el contexto actual, de un mundo globalizado, difícil solución, no creéis.
    El que tenga la solución, PLEASE, que la exponga en PRIME TIME.

    Mientras esto no tenga una respuesta aceptable, nadie podrá poner puertas al campo.

    Cuando la emigración siria fue una realidad tangible y una preocupación para los demás ??? Solo cuando tuvieron que salir de allí para no morir por las balas y bombas de uno y otro bando.
    Siempre hay una respuesta al deseo de abandonar un país, aun a riesgo de la propia vida.

    Nosotros fuimos emigrantes netos, en su momento, y en los países a los que llegamos también nos recibieron con recelo. Y tanto que hablamos de integración, tampoco nosotros fuimos un ejemplo claro, que para eso se crearon las Casa de España: para comer, bailar, juntarse con los compatriotas, llorar juntos lo dejado atrás y consolarse con que llegara pronto el momento del regreso.
    Con los nativos, nos mezclábamos, y lo justo, en el trabajo.
    Siempre hay y habrá excepciones.

    • Ramón 25 noviembre, 2016 a 10:55 #

      Nuestros hijos tienen que salir al extranjero a buscarse la vida, con sus títulos bajo el brazo, y poco más, mientras que el país se está llenando de médicos, enfermeras, profesores, etc., EXTRANJEROS.
      Si a usted esto le parece bien, supongo que será porque no tiene hijos, Y DESCONOCE EL DESGARRO QUE ELLO SUPONE PARA LOS PADRES.
      Precisamente por eso me parece estupendo que los extranjeros sólo puedan cubrir los puestos de trabajo PARA LOS QUE NO HAYA ESPAÑOLES INTERESADOS. Así de claro y de sencillo.
      Y si me llaman racista, pues que le vamos a hacer: es posible que lo sea, y a mucha honra.

  2. Esperanza 23 noviembre, 2016 a 13:20 #

    Realmente ha exagerado mucho en este artículo, Sr. Grau, le ha salido toda su vena machista, racista y derechista. Aunque fuera cierto lo que dice, como supongo que será católico, ya sabrá que es una obra de caridad dar al que pide.

    Tenemos lo que los hombres merecen. Son los políticos, hombres, los que han montado esta sociedad y los demás lo habeis aceptado y más el sr. Grau, buen amante de Rajoy y del PP.

    A mí lo que me parece más grave es todos los parados a la fuerza que tenemos, gente a la que se les ha quitado el trabajo con 50 años o menos. Gente en edad productiva que se les ha abocado al paro y que preferirían trabajar. También me repatea que mis hijos tengan que marchar al extrangero porque aquí las condiciones de trabajo son miserables para los que han pasado por la universidad.

    Porque en este país no trabaja quien quiere, sino quien puede.

    Así que sr. Grau le toca, como a todos, ajo y agua.

    • Ramiro 23 noviembre, 2016 a 17:08 #

      Por supuesto que sí: “en este país no trabaja quien quiere, sino quien puede”.

      Precisamente por eso, que suscribo plenamente, no había ninguna necesidad de llenar el país con millones de extranjeros, entre 8 a 10 millones, entre documentados, indocumentados y mediopensionistas…, salvo que con eso se pretenda rebajar el coste de la mano de obra nacional (que es posible).

      Por no hablar, que también, DE LOS ALQUILERES. La mayoría de los extranjeros están de alquiler, y una gran parte de esos alquileres se pagan o por lo menos se convierten EN DINERO NEGRO.

      ¡Ya basta de recaudar con lo fácil, con las retenciones obligatorias sobre las nónimas!

      Es indignante que haya diputados y senadores cobrando 1.850 euros al mes en concepto de aojamiento en Madrid (libres de impuestos, es decir, limpios), cuándo son propietarios de cinco ó seis pisos -y alguno hasta 9- en Madrid… Viviendas que seguramente tendrán alquiladas y cobrando en dinero negro, en muchos casos.

      ¿Como es posible que el ministro de Hacienda NO PERSIGA ESTE FRAUDE FISCAL?

      ¿Es posible que el señor Montoro tenga alquilados, y cobrando también en negro, los 5 ó 6 pisos que tiene en Madrid…?

    • Pedro Benabarre Graus 25 noviembre, 2016 a 10:56 #

      Le ha fatado decir a usted QUE LA CULPA ES DE LOS HOMBRES.
      Al fin y al cabo, es el mantra que repite al final de todos sus comentarios…

  3. Carlitos 22 noviembre, 2016 a 20:36 #

    Un poco escandalizado me deja con esas afirmaciones, que no sorprendido pues ya las ha expresado en otras ocasiones.

    Casi al 90% de acuerdo con la opinión expresada por el Sr. Corte.

    Sobre su artículo, solo algunas apreciaciones.

    1º) Creo que la cifra de 2.000.000 de personas SIN PAPELES, es excesiva. Opino que el número es muy inferior, pues el empadronamiento suele ser requisito obligado para que éstos tengan acceso a la Sanidad y Ayudas Sociales de las que, según Vd., viven.

    Hasta el proceso de “regularización” acometido en legislaturas anteriores, el % de irregulares si era muy relevante. Creo que ahora, no.

    2º) Sería interesante recordar que muchos de esos extranjeros son ciudadanos de la Comunidad Económica Europea (en torno al 40%), por lo que las restricciones ad hoc, ni pasarían el filtro de la Legalidad; ni políticamente serían aceptadas.

    3º) Como Vd. no refiere la fuente de sus datos, yo he acudido al Informe Trimestral de Análisis del Mercado de Trabajo no 118/ Septiembre 2016 publicado por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social y a la Encuesta de Población Activa, tercer trimestre del INE.

    Algunos datos:

    El número de personas que trabajan está sobre 18,5 millones
    – 16 millones de españoles
    – 2 millones de extranjeros
    – 536.000 con doble nacionalidad
    – otros…..

    El número de personas paradas está sobre 4,3 millones.
    – 3,4 millones de españoles
    – 675.000 extranjeros
    – 180.000 con doble nacionalidad
    – otros

    Los datos de población residente en España, según el INE, es a 1.1.2016, de 46,4 millones de personas (bastantes menos de los 50 que Vd. cita), de los cuales
    – Españoles: 42 millones
    – Extranjeros : 4,4 millones

    España: Población Activa 19,4 millones (Resto 22,6 millones (jubilados, niños, etc etc).
    Extranjeros: Población Activa 2,67 millones (Resto 1,73 millones)

    CONCLUSIONES:

    A) La ratio de españoles que trabajan respecto a la población española es, por tanto, bastante inferior a la de extranjeros.

    B) El % de población extranjera está, en su mayor parte, en edad de trabajar. Eso de padres, hijos,….viviendo de los currantes, no se sustenta.

    C) Eso, sin contar, la cantidad de extranjeros que trabajan en B, muy a su pesar.
    Pasen Vds. por el Paseo Calanda, o la Plaza los Sitios, o… y verán la cantidad de extranjeros cuidando niños, empujando sillas de ruedas,… que son empleados de españoles, bien jubilados, en el primer caso, y de clase media en el otro. Muchos de ellos, cobrando 6-7 € la hora y sin cobertura ninguna.

    Esos nos vienen bien, no queremos que se vayan; porque así nos evitamos pagar a 12 € la hora (con IVA incluido) que nos cobraría una empresa del sector por una empleada de ayuda a domicilio.

    Por cierto, a mí me ofertan el arreglo del baño en B, todos (españoles y extranjeros)

    Mucha hipocresía en este país.

  4. Corte 22 noviembre, 2016 a 17:53 #

    Sr Morancho, le suelo leer con atención, pese a sus radicales posiciones ideológicas. En este caso creo que “se ha pasado” y ha caído en un racismo con tintes populistas, que tanto gustan a sus amigos de Podemos.

    La mayoría de los emigrantes vienen a España a trabajar, porque HAY TRABAJO, casi ningún español quiere el servicio doméstico, ni cuidar personas mayores, ni trabajos de limpieza … Hay casos esplendorosos como la recogida de la fresa en Huelva, realizada en su mayoría por extranjeros, mientras los lugareños están en su casita tocándose los pilinguis y … COBRANDO EL PER!.

    Esta mayoría de emigrantes ESTARÍA ENCANTADA de tener un contrato legal y cotizar a la SS, lo que le permitiría acceder a una pensión en el futuro, a servicios financieros y, sobre todo, a que no se abuse de sus derechos laborales, como muy frecuentemente ocurre. ¿Porqué no tienen un contrato legal? Porque a su empleador no le interesa y ABUSA de su situación de necesidad. (Si no me cree, haga una pequeña encuesta en su edificio y pregunte a empleados y empleadores el porqué de la falta de contrato).

    Otro mito: colapsan nuestro sistema sanitario y otros servicios sociales. Sabemos, aunque se cuenta poco, que las personas que vienen son, mayoritariamente, los MEJORES de sus países, gente con estudios, dinero y valentía para iniciar una nueva vida, y también salud, lamentablemente el mar se encarga de hacer un cruel “proceso de selección” haciendo que los que llegan tengan una salud a prueba de calamidades. Usted sabe que los que colapsan el sistema sanitario no son los jóvenes sanos, sino los mayores, cada vez más numerosos y enfermos, y éstos no vienen en patera …

    En España tenemos un grave problema de envejecimiento de la población. La gente cada vez vive más años y los españoles cada vez tenemos menos hijos, que venga gente joven en edad de trabajar y de tener hijos lo veo la única esperanza para poder cobrar pensiones dignas en el futuro y poder mantener nuestro estado social.
    En resumen: no convirtamos a las víctimas en el problema. España necesita mano de obra barata para determinados trabajos, acogémosles como humanos que son, dignifiquemos su situación, démosles salud, educación y legalidad y contribuirán a hacer una España más próspera y mejor.

    Para aquellos que se creen de pura raza española y el ombligo del mundo, les recomiendo cualquier libro de historia, aunque sea de primaria, los españoles somos lo que somos, bueno y malo, por la mezcla de sangre que tenemos, desde los godos del norte, árabes del sur, italianos y griegos del este hasta los suramericanos por el oeste. Y también hemos sido emigrantes por todo el mundo, no lo olvidemos. Definitivamente el mestizaje es la mejor vacuna contra el racismo.

  5. astolgus 22 noviembre, 2016 a 15:50 #

    Señor Grau, estos datos que nos da son espeluznantes pero nos los hemos ganado a pulso con la política permisiva de todos nuestros gobiernos democráticos, pasando de ser un pais de emigración (a Alemania, UK, USA, Canadá, Sudamérica…) a serlo de inmigración masiva y, lo que es peor, descontrolada

  6. Adolfo 22 noviembre, 2016 a 11:53 #

    El articulo es pesimista, y posiblemente por eso, realista.

    Una buena parte de los extranjeros que tenemos aquí, en España, no han venido a trabajar y a vivir con nosotros, SINO A VIVIR DE NOSOTROS, QUE NO ES LO MISMO.

  7. astolgus 22 noviembre, 2016 a 11:27 #

    Absolutamente brillante este análisis y la aportación de ideas para corregir semejante dislate. ¿Podría usted, amigo Grau, hacer un repaso comparativo de este problema en nuestro entorno europeo (CE)?

    • Ramiro 22 noviembre, 2016 a 17:19 #

      Podría, pero me llevaría un tiempo del que ahora mismo no dispongo. De verdad que lo siento.

      De cualquier forma, la mayoría de los países serios -y los otros también-, están poniendo barreras a los extranjeros, más o menos del tenor siguiente:

      – DENEGAR EL ACCESO A LAS PRESTACIONES SOCIALES hasta que no acreditan varios años de residencia, por supuesto legal, y cotizaciones previas a la seguridad social y hacienda del país de acogida.
      Es básico: de donde no hay, no se pude sacar, y para que se pueda obtener beneficios sociales, SE DEBERÁ CONTRIBUIR PREVIAMENTE.

      – DIFERENCIAS ENTRE EXTRANJEROS LEGALES E ILEGALES. Solamente los legales tienen “derecho” a ayudas, siempre y cuando cumplan con los requisitos previamente establecidos por la legislación vigente en todo momento.

      – TERMINAR CON LAS “REGULARIZACIONES” MASIVAS, que sirven paa provocar un “efecto llamada”, en la seguridad de que, tarde o temprano, te van a terminar legalizando.
      Lo que importa es entrar, aunque sea en patera, que luego ya vendrán los papeles.

      – PRIORIZAR LA CONTRATACIÓN DE LOS NACIONALES, de forma que solo pueda contratarse a extranjeros cuando no haya mano de obra nacional…

      – EXPULSAR A LOS EXTRANJEROS CON DELITOS GRAVES, o que habitualmente cometan delitos, aunque sean leves. ¡Que se vayan a delinquir a sus países de origen, que aquí ya tenemos bastante con nuestro propios delincuentes!

      En fin, como verá hay diversas medidas y posibilidades legales que aquí NO SE HA ADOPTADO, POR LAS RAZONES QUE FUEREN.

      Gracias por su atención y cordiales saludos.

      • astolgus 23 noviembre, 2016 a 20:39 #

        Pues Ramiro se podrá decir más alto pero no más conciso, completo y claro, el problema añadido es el cáncer que tenemos con nuestros políticos en general que les pusieron a todos Instantglú en sus sillones y no se despegan ni con agua caliente les digan lo que les digan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: