TABÚ

27 Oct

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

Bajo el título “Tabú ( Y al final, la muerte) “,  el periodista Jon Sistiaga y la productora cinematográfica “La Caña  Brothers,” han rodado una serie documental de cinco capítulos que se está emitiendo los jueves de este mes en el Canal Plus.  Al día siguiente de su emisión ya están disponibles en YouTube para que cualquiera que lo desee tenga acceso a ellos. Hasta ahora se han visto las cuatro primeros episodios. Falta el quinto que se emitirá el próximo jueves día 27. El trabajo del equipo ha sido reconocido recientemente con un premio Ondas.

El propio Sistiaga me aseguraba que, entre el mundo de la prensa, han recibido un cálido acogimiento y, de momento, ninguna crítica. Y es que la cuestión que aborda la serie documental encarna uno de los más grandes tabús de nuestra existencia: Enfrentarnos con nuestra propia e inevitable muerte. Desde que tenemos constancia de la existencia de vida humana en el planeta, nuestra especie se ha empeñado en trascender a ese irreversible trance que es la muerte. En nombre de esa necesidad se han inventado dioses y religiones que dictan rígidas normas para aquellos que quieren disfrutar de esa supuesta vida eterna. Religiones que, a su vez, tienen una gran influencia sobre la política de algunos países, como el nuestro, limitando derechos fundamentales de todos los ciudadanos, ya sean creyentes o laicos.

Uno de esos derechos inalienables que se criminaliza, debido a ese caldo hipócrita de doble moral judeo-cristiana en el que todavía nos cocemos, es el de decidir libre y voluntariamente cuando interrumpir nuestra vida. No estoy hablando, por supuesto, de un estado depresivo o de desesperación coyuntural de un individuo que no encuentra otra salida. Hablo de un opción madura y meditada. Consciente y libre. Como la que tomó el profesor Antonio Aramayona el día 5 de julio a las cuatro de la tarde.

Morir es una cita ineludible, seas ateo o religioso. El problema es poder elegir la manera de afrontar el trance. No es lo mismo irse deteriorando entre terribles sufrimientos que escoger hacerlo en el momento justo y evitar una agonía inexplicable.

No se me ocurre por qué ningún dios pueda necesitar nutrirse del dolor y de la angustia de sus fieles. De ser esto así, ¿de qué clase de dios estamos hablando? ¿Qué compasión ni paraíso se puede esperar de quien nos condena a una muerte lenta y dolorosa para engordar su prepotente omnipotencia? Si la cosa fue como la cuentan, desoyó los ruegos de clemencia de su propio hijo crucificado y torturado. Le obligó a beber un cáliz bien amargo. Ya perdonarán que no empatice mucho con el personaje. Decididamente, la compasión no es su fuerte.

Aunque sería injusto culpabilizar a ningún presunto dios  de las estupideces de los hombres. Ni del fariseísmo con el que las jerarquías religiosas interpretan los designios celestiales. Eso sí, cuando al que le toca morir es a uno de ellos, piden a gritos paliativos. Como dicen que le pasó a la santa Teresa de Calcuta. Firme defensora de que el camino hacia el cielo pasa por un rosario de calvarios, suplicó sedación en sus últimos momentos. Y es que una cosa es ser santa y otra coherente. Y Cuando las fauces del dolor se clavaron en sus propias carnes, Teresa vio la luz. La luz verde para salir corriendo de su propio sacrificio.

El día 27 será un día muy especial para mí y para toda mi familia. Se emitirá el capítulo quinto de la serie Tabú que tiene como protagonista a Antonio Aramayona. Durante más de un mes el equipo de rodaje convivió con él casi a diario. Filmando sus dificultades cotidianas para desenvolverse pese a la determinación que movía su testarudo corazón. Argumentando su irrevocable decisión frente a su médico, a sus alumnos, a sus amigos… Buscando la forma más delicada para minimizar el dolor de su familia, de sus seres queridos. Pero enfrentándose con absoluta coherencia y valentía a quienes no querían respetar su último acto de libertad.

Sistiaga me comentó que es un capítulo muy especia para ellos. Yo se por qué. Fui testigo de como se enamoraron de este hombre ejemplar que no necesitaba ni quería ningún tipo de reconocimiento institucional. De su pasión por la vida y por esa utopía activista, pacifica y bondadosa que practicaba. Porque Antonio, pese a no tener nada de santo, no se dedicaba solo a predicar. Él daba trigo con su ejemplo. Y así fue hasta el último de sus momentos en el que se despidió de la vida calzándose su camiseta verde en defensa de una enseñanza pública y laica para todas y todos. Escuchando la sexta de Beethoven como hacía todas las mañanas. Libre y en paz, como intentó vivir siempre.

Algunos descerebrados, los menos, han comentado en los foros mediáticos el suicidio de Antonio Aramayona como un acto de cobardía. La estulticia humana no tiene límites. Como la maldad que exudan algunos seres que se esconden en el anonimato que les proporcionan pseudónimos absurdos. Pero hasta al más tonto y mezquino le llega su hora. Y cuando esto suceda, y su dios no lo quiera (o a lo mejor sí, porque tengo entendido que es bastante caprichoso), puede ser que el óbito se produzca entre horribles  padecimientos.

Solo espero que sean valientes y aguanten a pecho. O mejor, para evitar tentaciones,  que se encuentren en su leche de muerte con un médico que piense igualico, igualico que ellos. Alguien que les obligue a padecer el martirio de una intensa, larga y dolorosa agonía para asegurarles platea preferente en el cielo.  Así sea.. ¡Fariseos de mierda!

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos
Anuncios

40 comentarios to “TABÚ”

  1. Montgomery 27 noviembre, 2016 a 20:00 #

    ANA CUEVAS, con mayúsculas, me descubro una vez más, gracias por sus artículos. Por cierto, en general, discutir en las redes es casi inútil, falta todo el lenguaje no verbal tan importante para entender y ponerse en el lugar del otro y otra.
    Sigo tras el inciso, me gusta lo que dice y cómo lo dice. Porque se entiende perfectamente, yo lo entiendo desde luego. Gracias otra vez

    • Ana 28 noviembre, 2016 a 10:11 #

      Gracias a ti por tu estímulo. Últimamente me planteo si merece la pena seguir con esta lucha quijotesca y servir de muñeco de pim pan pum de los más intolerantes. Un fuerte abrazo amigo

  2. Ana 13 noviembre, 2016 a 16:37 #

    Por supuesto que si. Dos abrazos

  3. astolgus55 4 noviembre, 2016 a 02:51 #

    ¿Saben lo que es tener un “negro”? Porque ahora estoy seguro de que alguien lo tiene. Pero en fin, me da lo mismo: se acabó, ceso, concluyo, envaino la espada, me retiro a mis cuarteles de invierno, me extingo, fenezco, me clausuro, me suprimo, me ultimo, finiquito, me rindo, me voy, me las piro… quedense con sus batallitas del abuelo Cebolleta

    • Esperanza 5 noviembre, 2016 a 12:00 #

      ¿De verdad piensas que Ana tiene un negro que escribe y lo firma ella? ¿Por qué? Porque una mujer no puede escribir bien, ¿verdad?. Y menos en contra del sistema. Esto si que es machismo y del serio.
      Yo ni siquiera conozco a Ana, pero tengo la impresión que todo lo escribe ella.

      • Ana 5 noviembre, 2016 a 19:32 #

        Para bien o para mal escribo todo yo solita. He colaborado con publicaciones como Andalan o Diagonal. También en el diario progresista e izquierda digital. Actualmente colaboro, además de HdO en Cronica Popular y Diario del Aire. Yi soy la única negra a este lado del Ebro que escribe para servidora. Pido disculpas a quien pueda ofender mi atrevimiento. Salid y un fraternal abrazo

        • astolgus55 6 noviembre, 2016 a 00:58 #

          Mujer, al verla en fotografía me di cuenta de que es pelirroja, lo de tener un “negro” que escribe me lo sugirió el hecho contradictorio, no de que una mujer escriba bien (si enumeramos aquí mujeres escritoras famosas no queda aquí espacio en semanas), lo que llamó la atención vivamente es que escribe usted muy bien, manejando con gran soltura la ortografía, la sintaxis y la semántica, y me sorprendió saber que trabaja como limpiadora en el Lozano Blesa. De ahí mi equivocada deducción de que alguien escribía o corregía para usted. Bien sé que hay médicos que también tuvieron y tienen que emigrar ahora para encontrar trabajo y bastantes lo han hecho como enfermeros, camareros, carteros, etc. Soy mayor que usted, leo mucho, he trabajado en el Servet, varios años en Inglaterra, he viajado bastante y no puedo recordar un desaprovechamiento como el contraste de su habilidad dialéctica con su trabajo habitual, aunque está claro que, en el mundo político que usted se mueve, hace falta, y mucho, la oratoria. Aquí es donde encuentro mi desemejanza con usted: no me gustan los políticos ni azules, ni rojos, ni morados, ni naranjas. Y aparte de un saludo afectuoso tengo que darle un consejo profesional: pertenece usted a un grupo étnico (irlandeses, escoceses, celtas…), cuide muchísimo su delicada piel, utilice filtros solares hasta en invierno, vigile sus abundantes pecas (recuerde el melanoma)

          • Ana 13 noviembre, 2016 a 08:33 #

            Vaya, vaya,!!! Dos cositas sólo: Respecto a la inasistencia en relacionarme con la política sólo diré que, pese a ser elegida como miembro del Consejo ciudadano me di cuenta enseguida de que no encajó bien en ninguna estructura política y presenté la dimisión. Mi corazón es y será siempre libertario.
            Y en relación a que una mujer de bajo extracto social se exprese con una sintaxis adecuada y viva de limpiar wateres y suelos, comprendo su perplejidad.
            La mayoría de la gente se guía por este tipo de prejuicios sociales y le gusta clasificar a las personas por su actividad laboral ignorando que los seres humanos somos muchas más cosas que aquello con lo que se ganan la vida.
            Escribo poesía desde que tengo uso de razón. Durante mucho tiempo, desde finales de los ochenta, pertenecí a un grupo ecologista aragonés llamado Ecofontaneros. Si llegué a interesarme por otras cuestiones fue a través de mi amor a la naturaleza. Todo es un conjunto indisoluble.
            En cuánto a mi color de pelo le diré que se lo debo a mi ascendencia cántabra. En otro tiempo, ser pelirroja y mujer, me hubiera costado acabar en la higuera.
            Algo hemos avanzado. Ahora solo me cuestionan por ser mujer, limpiadora y escribir con algo de soltura. Aunque creo que más de uno gozaría viéndome arder en una pira.
            Salud señor doctor. Me alegra romperle un poquito los esquemas

          • astolgus55 13 noviembre, 2016 a 12:03 #

            Este pequeño error de teclado de la “i” por la “o” tiene su gracia al poner “higuera” por “hoguera” y, mujer, se quemaba a las brujas pero yo no recuerdo haber leído que se hacía eso con los pelirrojos, precisamente intento desdramatizar este blog en el que los faltones y maleducados son legión, alguna de las cuales yo he bloqueado en mis respuestas, porque lo importante de este sistema es la facilidad de comunicarnos educadamente y usted lo hace siempre así. De verdad, Ana, he podido tener prejuicios alguna vez en el pasado, y aún puedo tenerlos, pero el tiempo (ya sabe que soy mayor y jubilata) me ha enseñado que, en cualquier discusión y decisión posterior, requiere escuchar a las dos partes en conflicto, luego seguirás pudiendo equivocarte en la elección de lado pero eso corresponde a nuestra naturaleza humana y pensante, los animales se guían por instintos, nosotros no (aunque algunas veces también lo hagamos). Lo de si es usted de ascendencia cántabra o norteña creo que tampoco merece la pena de hablarlo porque este pais nuestro nadie aquí puede presumir de pureza de raza con todas las invasiones (con la correspondiente mezcla de razas) sin fín que hemos tenido y que las seguimos teniendo, lo cual es bueno, porque nos ha hecho comprender a los inmigrantes y emigrantes, esta es una tierra de paso de los del sur hacia el norte y de éstos hacia el sur (lo saben bien en las islas Baleares o en Málaga plagados de “guiris”). Para terminar,ser anarquista viene de tan lejos en la historia de la humanidad que algunos lo remontan hasta la biblia, que ya es remontar ¿no?. ¿Puedo mandarle un abrazo en lugar de saludos fraternales?

  4. Esperanza 3 noviembre, 2016 a 19:51 #

    Voy a intentar explicarme, porque la discusión aquí a ido de mal en peor. Yo no he dicho que los médicos de la unidad del dolor sean malos porque no creo que lo sean. Por cierto si hay una enfermedad que provoca empatia es el cancer y todos los servicios oncológicos, incluidos la unidad del dolor, funcionan muy bien y son muy empáticos en estos casos. No he dicho nada en contra de ellos.
    Yo he dicho que es aberrante tener una unidad del dolor, porque es un servicio muy impersonal que lo único que hace es ir engrasando máquinas. Es decir engranando los medicamentos del dolor que tomamos. Creo que es una unidad de la que se puede prescindir. Cada especialista debería de poder engranar los medicamentos que da.
    Por otra parte el dolor físico está muy relacionado con el dolor del alma. Cuando tienes un dolor físico crónico del que no tienes esperanza de curarte, este dolor pasa al alma y por tanto yo entiendo que en los casos crónicos con mucho tiempo de dolor y sabiendo que cada vez el cuerpo se degenará más la unidad de dolor poco tiene que hacer.
    Es mi opinión personal.
    No me preocupa que el médico, tan orgulloso de serlo y tan prepotente, me amenace con mal de ojo porque estoy acostumbrada a que los jefes del Salud me amenacen continuamente. Ya estoy curada de espantos y de todos los males que me provocaron.
    Y para la tranquilidad de Ana, es mentira lo que dice de mi físico. Por suerte y para mi edad, mi aspecto es muy bueno.

  5. astolgus55 3 noviembre, 2016 a 16:30 #

    Error de escritura debe decir: PERO NO LE INSULTO

  6. Esperanza 3 noviembre, 2016 a 11:56 #

    Estoy admirada de la gran humanidad que destilan algunos médicos del Salud. Es impresionante. ¡Qué gran maravilla! Con razón nos va todo tan bien.

  7. Esperanza 2 noviembre, 2016 a 13:10 #

    Para información de todos los médicos respetables que escriben aquí, al psiquiatra no sólo se va porque uno/a esté loca, sino también porque hay alguien que intenta volverla loca. Y hay muchos sanitarios que aunque no vayan al psiquiatra van cargaditos de tranquilizantes o estimulantes.
    Y sr. médico, yo no entiendo de respeto de la misma manera que lo entendeis los hombres. El respeto es un concepto abstracto creado por los hombres para los hombres, ahí nunca entramos las mujeres.
    Yo sólo entiendo de verdades, mentiras y manipulaciones.y sé que cuánto peor es un hombre más respeto exige a los demás. Así sucede en el Salud y tenemos un buen ejemplo en todos sus jefes y jefecillos.
    El Salud necesita más hombres dignos de respetar y menos gallos respetados.

  8. Gustavo 31 octubre, 2016 a 12:01 #

    Esperanza, sigues siendo una maleducada, faltona, insultadora, con un odio al médico y a la Seguridad Social y lo justificas todo diciendo que estás loca, pues ya está: tú misma te has definido perfectamente con lo cual un médico sensato y humanitario, como somos la inmensa mayoría, te disculpa de todo lo que dices y afirmas y verás que empleamos un lenguaje moderado y limpio como utilizarías para hablar con un niño. Me has hecho romper mi regla de no contestarte nunca mais.

    • Esperanza 31 octubre, 2016 a 12:52 #

      Lo que tú digas. Eres hombre y médico y sólo por eso tú ganas. Para tí decir la verdad es mala educación. Para tí la terra gorda, no tengo ganas de discutir más.

      • Esperanza 31 octubre, 2016 a 12:54 #

        * la perra gorda…

  9. Esperanza 30 octubre, 2016 a 12:40 #

    No te preocupes señor médico. No pienso contestarte. Si el sistema sanitario actual es en general, salvo muy valiosas excepciones, muy inhumano la unidad del dolor es la mayor aberracion del sistema sanitario. Nos tratan como si fueramos máquinas. Lo mantengo. Así como que los médicos hombres sois, la mayoria, unos prepotentes que os pensais que estais en posesión de la verdad. Y no os insulto, os digo lo que mucha gente piensa.

  10. Gustavo 30 octubre, 2016 a 11:15 #

    Fijaos la cascada de comentarios que desencadenó nuestro amigo Aramayona… Más que cuando estaba vivo. Si nos está leyendo desde por ahí estará riéndose a montón

  11. astolgus55 27 octubre, 2016 a 10:30 #

    Señorita Ana, conocí a Antonio Aramayona y argumenté contra él en una de sus disquisiciones sobre enseñanza laica. He hecho algún comentario de sus múltiples contribuciones aquí, en HS de Oregón. Pero no había mirado su curriculum y veo, con sorpresa, que es una auténtica mujer hecha a sí misma: dice tener estudios de bachiller (eso suele significar que no lo terminó), ha trabajado en HCU Lozano Blesa pero escribe, argumenta y redacta extraordinamente bien, ¡chapeau!. Y hoy quiero denunciar dos equivocaciones muy comunes en lo que se lee u oye en los medios: una coincidiendo con usted en que los suicidas NO son cobardes, cuando hace falta un montón de valor para apearse del mundo (Mafalda dixit) pero disiento en lo del dolor, NO HAY DOLOR que no se pueda suprimir, sólo hay que saber manejar los múltiples analgésicos que están al alcance de casi todos los médicos (siempre hay un porcentaje de tontos entre éstos, como en cualquier profesión) yendo desde los paliativos normales intensos (morfínicos, etc.) a la inmersión en el coma inducido, dormidos e intubados hasta su fin. El hombre muere porque así lo determinó quien uno crea: Alah, Buda, Manitú, Jesucristo… Si tenemos o no derecho a autoextinguirnos pertenece a nuestra libertad de creencia y criterio. Y para terminar este demasiado largo comentario: para información de Ana, me considero agnóstico.

    • Ana 27 octubre, 2016 a 14:23 #

      Me alegro de su interés por ni currículum. Para que pueda completarlo le diré que sí acabé el bachiller en el instituto Luis Buñuel e incluso hice un grado medio en educación de disminuidos psíquicos pero, al no tener padres, no pude seguir con mis estudios. Desde los diecinueve años me gano la vida como limpiadora en el HCU.
      Respecto a lo que comenta sobre los paliativos etc…. Le recomiendo que vea el documental al que hago referencia en el artículo. Quizás le ilumine un poco y entienda las motivaciones de mi querido amigo. Salud y un fuerte y fraternal fraternal abrazo

      • astolgus55 28 octubre, 2016 a 01:15 #

        Ana: he visto los 3 cortos que componen TABU y esa escenificación de vida y muerte no hace sino reforzar mi pensamiento: Antonio fue un valiente para hacer lo que hizo… Y respecto a lo que dice de algunos médicos me parecen unas palabras muy duras porque en TODAS las profesiones y oficios, incluídas las de trabajadores de hospital hay mala gente. Ni Antonio ni yo hubiéramos terminado una conversación como lo ha hecho usted. También le deseo salud y un gran abrazo.

        • Ana 28 octubre, 2016 a 05:07 #

          No hablaba de los médicos caballero. Sino de los trolls que meten comentarios llamando cobarde a Antonio por su decisión. Me teno que no ha entendido mi enojo. Es verdad que cualquiera de cualquier profesión puede ser un mal bicho.

          • Gustavo Cimorra Moreno 28 octubre, 2016 a 11:01 #

            Tiene razón Ana, no entendí su enojo pero yo no querría publicitar nuestros minirrifirrafes. Porque además en justa correspondencia debo pasarle mi curriculum. Creo que esto podría hacerse por Facebook ¿ok?

    • Esperanza 28 octubre, 2016 a 16:53 #

      Discrepo de tí de que “no hay dolor que no se pueda suprimir”. Supongo que no has sufrido nunca dolor durante mucho tiempo. El dolor no se puede aguantar muchos años, ni siquiera con analgésicos

      • Purple Ponytail 28 octubre, 2016 a 22:18 #

        ¡Tu si que sabes del dolor,. Espèranza y no Aguirre!Supones mucho y es que la ignorancia es atrevida!
        Y para la camarada Ana, aquí está el comentario de un Troll.
        Salud .

        • Esperanza 28 octubre, 2016 a 23:43 #

          Pues a pesar de tu estupidez te aseguro que se mucho más que tú

          • Purple Ponytail 29 octubre, 2016 a 08:13 #

            Como dice el refrán: “No te acostarás sin saber una cosa más”. Hoy vuelvo a mi tálamo sabiendo que soy estúpido y que sé poco sobre el dolor.
            ¡Gracias estimada Esperanza por dar luz a mis conocimientos!
            Salud.

        • Gustavo 30 octubre, 2016 a 11:09 #

          Otra “coleta púrpura” u otro”troll” que se esconden tras sinónimos y, además la Pony llama camarada a Ana, ¿es desde la semántica comunista o falangista? ¡Hala chicas/os ir aclarando posiciones que parecéis los de Ciudadanos!

          • Gustavo 30 octubre, 2016 a 11:11 #

            ¡Ah y hala al tálamo! ¿que vas a hacer allí pillín?

      • Gustavo Cimorra Moreno 29 octubre, 2016 a 09:54 #

        Error Espe, hay no una varias cosas que se pueden hacer: coctel lítico (búscalo en la red), coma inducido y las Unidades del Dolor hospitalarias que SON LAS QUE SABEN y no nosotros que somos sanitarios pero no especializados en esto y, como en todo, hay que dejar que los expertos de cada cosa trabajen en lo suyo.

        • Esperanza 29 octubre, 2016 a 19:29 #

          Error tuyo. Es increible lo chulos y prepotentes que sois los médicos, los hombres. Os creeis dioses capaces de curar de todos los males a las personals dándoles una pastilla. Pues no, la cosa no funciona así. Sois unos grandes ignorantes. Y de medicamentos no entenderás tú, que yo sí. Y te aseguro que la unidad del dolor es la mayor aberración sanitaria que podemos tener dentro del sistema sanitario. Y que conste que yo he estado bastante tiempo yendo a la unidad del dolor.

          • Gustavo Cimorra Moreno 30 octubre, 2016 a 01:18 #

            Esperanza: 1- Te ocultas tras un un simple nombre para insultar. 2- Ningún médico en su sano juicio se creería dios. 3- Un médico tiene que pasar la PAU. 4- ¿tú entiendes de medicamentos porque lees los prospectos de ellos? 5- Tú dices que HAS IDO BASTANTE TIEMPO a la Unidad del Dolor, pero ¿a tratarte? ¿te tomabas lo que te recetaban en forma y tiempo exactos, o cuando te acordabas? Aberración y obcecación es la tuya diciendo que “la Unidad del Dolor es la mayor aberración sanitaria”, pregunta a otros pacientes de esas Unidades que van allí para que les ayuden. ¿Sabes en definitiva lo que te falta a tí aparte de infinidad de conocimientos auténticos? pues te falta HUMANIDAD.
            ¡Ah! y no te responderé a nada que escribas, te pondré un bloqueo inmediatamente. ¡Que Dios te ampare, mujer!

          • Purple Ponytail 30 octubre, 2016 a 08:26 #

            Por eso y afortunadamente cada día hay más médicos de género femenino para el bien de la humanidad. Ya lo has leído camarada Gustavo . ” Los médicos masculinos son unos prepotentes y por lo tanto chulos además de ignorantes y analfabetos y nuestra querida Esperanza sabe mucho de todo ( no sé si porque es mujer o por conocimientos).
            Me parece que en lugar de estar bastante tiempo yendo por la Unidad del Dolor pasó mucho tiempo en la Unidad de Psiquiatria.
            Salud para todos y por si se ofende mi estimada Espe y para todas.

          • Esperanza 30 octubre, 2016 a 13:59 #

            Pues no esperaba menos de tí, señor púrpura, tan chulo y prepotente. Es muy de hombres insultar a una mujer, que dice la verdad, diciendo que está loca. Però sí, para tu información, también he tenido que ir al psiquiatra. Ya sabes sólo las locas decimos la verdad. Pero los psiquiatras sólo sirven para empeorar la enfermedad, así que gracias a Dios me di cuenta pronto y cambié a un psicólogo. Mucho mejor. No recomiendo a nadie que vaya al psiquiatra, por lo menos a ninguno del Salud.

          • Purple Ponytail 1 noviembre, 2016 a 22:00 #

            No era mi intención faltarte con el tema de Psiquiatria. La verdad no sabía de tu enfermedad. De ahora en adelante me abstendré de realizar comentarios que salgan de tu “nick”.
            Salud

          • astolgus55 3 noviembre, 2016 a 02:28 #

            Estamos ya en noviembre, el tiempo ha cambiado pero nuestra Espe sigue sin tomarse las pastillas que le recetan los psiquiatras, acudiendo a que la escuchen los psicólogos (para no ir al confesionario porque parece ser atea), y como todos los cobardes usando el anonimato sin dar la cara ni tu nombre completo pero he conseguido verte y sé como eres físicamente pero no voy a comentar sobre tu físico que es igual de ofensivo que tu mentalidad. Eres faltona e insultante como si tuvieras un chiringuito o una manta en algún mercadillo ilegal. Has podido estar loca como tú misma dices pero ahora hablas de analgésicos ¿porqué? ¿por tu experiencia tomando algún Nolotil? pero si no sabes lo que es una bomba de infusión morfínica administrado en bolo a pacientes con dolor crónico por cáncer. Luego dices que “las Unidades de Dolor son la mayor aberración sanitaria del sistema sanitario” (?), basada ¿en qué? ¿porqué son aberrantes? Deseo que NUNCA tengas que precisar de un tratamiento del dolor porque entonces llamarás a tus sanitarias (no a las auxiliares) para que te ayuden como el ateo que se siente morir y llama a gritos al cura para confesarse. Y terminando: mira todo lo que se ha escrito sobre tí y sobre mí, suma los “a favor” y “en contra” pero entonces no llores ni te suicides, ¡porfa!

          • Ana 3 noviembre, 2016 a 11:58 #

            Me parece muy mezquino recurrir a su aspecto físico para seguir descalificando a una persona. Comprendo y comparto la polémica y el debate limpio sobre cualquier tema. Ofender e insultar a tu contrincante dialéctico no te da la razón compañero. Muy al contrario, evidencia tu falta de argumentos.

          • astolgus55 3 noviembre, 2016 a 16:28 #

            Ana yo no soy compañero de usted, si el físico de esa persona no me gusta lo digo PERO LE NO INSULTO ni a ella ni a usted, en cambio ella lo hace largamente con todos los sanitarios y servicios de Unidades del Dolor. Vuelvo a insistir en que sume y compare los “me gusta” y “no me gusta” de ella y los míos

  12. antegar51 27 octubre, 2016 a 09:08 #

    Quienes conocimos a Antonio sabemos de su integridad y valoramos su decisión y su coherencia en todos los terrenos. Ya me gustaría a mi tener esa capacidad en todos los órdenes de la vida. Los que le critican… allá ellos. Lo normal es que les falte valor y les sobre envidia. Ya digo, allá ellos

    • catalizador 1 noviembre, 2016 a 20:02 #

      QUE RAZON TINES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: