Antonio Aramayona: ¡El consejero va desnudo!

26 Mar

Un médico debe recetar lo que considera más adecuado para cada paciente, ni más ni menos

 

Antonio Aramayona

Antonio Aramayona

Con verdadera estupefacción leía en El Periódico de Aragón que el consejero de Sanidad, Bienestar Social y Familia del Gobierno de Aragón,Ricardo Oliván Bellosta, ha creado un incentivo de hasta 12.000 euros para los médicos que prescriban medicamentos de una forma “racional”. Emmanuel Kant dio un brinco en su tumba al conocer la aplicación de la racionalidad al mundo de las recetas, pero pronto regresó a su descanso eterno cuando vio que aquella racionalidad nada tiene que ver con la razón (teórica y/o práctica), sino solo con la ración y el ahorro, pues el señor Oliván quiere que el médico recete ahorrando “para el sistema sin disminuir la calidad en la prestación farmacéutica que reciben los pacientes”. O sea, menor ración de tarta y tarta más barata, pero sin llegar necesariamente al hambre.

El consejero aragonés de Sanidad sabe de economía y de comercio, ámbitos donde ha estudiado y trabajado, y quizá también (milagros más portentosos ha sancionado la Iglesia católica) de sanidad, de la que es consejero por obra y gracia de la presidenta Rudi. Quizá por eso habla primordialmente de ahorro, incentiva al médico que ahorra, jubila a los especialistas más experimentados para ahorrarse unos euros, quita camas de hospitales, aumenta listas de espera, trasvasa a la privada cuanto puede o frena en seco la construcción de hospitales en evitación de posibles riesgos sísmicos. La cosa es ahorrar en aras del dios Reducción del Déficit, aunque personalmente se le olvide, por ejemplo, ahorrar en coche oficial y chófer para su trayecto diario de Huesca a Zaragoza y viceversa. Con lo ahorrador que sería viajar en autobús y, de paso, darse un baño de pueblo, de gripes y estornudos colectivos, de conversaciones diarias sobre cuánto hay que esperar para una radiografía o una mamografía-

El Consejero quiere curarse en salud (nunca mejor dicho) y asegura que el ahorro en prescripciones “racionales” de medicamentos no va en menoscabo de la salud del paciente, por lo que se enzarza en una maraña de parámetros, gastos y desembolsos, para concluir que “no se incentiva el ahorro” sino “recetar lo que se tenga que recetar, en su justa medida” (versión autóctona del vacuo “hacer lo que hay que hacer” y “hacer lo que Dios manda y como Dios manda” de Rajoy).

Sin embargo, al consejero Oliván le traiciona el subconsciente y puntualiza que el aumento del incentivo hasta 12.000 euros (hasta ahora se incentivaba con dos días libres por cuatrimestre o hasta 400 euros) persigue como objetivo “premiar al profesional que trabaja bien”, lo que hace presuponer que el resto de los médicos trabaja no-bien, es decir, mal. ¿Insinúa Oliván que los médicos que recetan según un criterio deontológico médico no coincidente con los criterios incentivadores del consejero trabajan mal o se apartan del Juramento Hipocrático (“en cualquier casa que entre, lo haré para bien de los enfermos, apartándome de toda injusticia voluntaria y de toda corrupción”)? ¿Le parece ético al consejero apuntar que conseguir tales incentivos de hasta 12.000 euros es “una manera de recuperar el poder adquisitivo” perdido por los médicos “tras las recientes supresiones de complementos retributivos”?

El médico cura o trata de curar, y cualquier otra consideración es pervertir la esencia misma de la profesión médica y sus valores. Un médico debe recetar lo que considera más adecuado para cada paciente, ni más ni menos. Aristóteles ya se refería al cuidado de la salud como la función “natural” del médico, con independencia de que un médico sea europeo o australiano, socio de Madrid o del Barça, ahorre o no. El médico está para atender lo mejor posible la salud del paciente. Y punto pelota.

Paralelamente, leía en este diario que el Gobierno aragonés ha dado el visto bueno a un convenio de colaboración (223.926 euros) entre el Salud y una congregación religiosa para dar prestación farmacéutica a los pacientes residentes en un centro neuropsiquiátrico zaragozano fuera de los cauces habituales de distribución y dispensación de medicamentos, a fin de evitar los “problemas funcionales, económicos y de disponibilidad” que conlleva adquirirlos a través de las oficinas de farmacia, como el resto de la ciudadanía. Los profesionales farmacéuticos difícilmente entenderán esta medida (no viven del aire, ni siquiera del tiempo empleado, sino solo de esos márgenes), como tampoco puede comprender esa diferencia social cualquier persona enferma residente en su domicilio particular, que paga en medicamentos el copago, el repago y cuanto le digan.

La Ley 6/2002 de Salud de Aragón establece que el derecho “a obtener los medicamentos y productos sanitarios que se consideren necesarios para promover, conservar o restablecer su salud” (II,4,1 d) ha de llevarse a cabo “sin discriminación alguna por razón de sexo, raza, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal, económica o social” (II,4,1 a).

“¡El consejero aragonés de Sanidad, Bienestar Social y Familia va desnudo!”, exclamó una persona de la tercera edad, al salir de la farmacia. Y el farmacéutico, al contemplar la escena, vio también que Oliván iba desnudo.

Antonio Aramayona. Profesor de Filosofía

vía ¡El consejero va desnudo! – Opinión – El Periódico de Aragón.

Anuncios

Una respuesta to “Antonio Aramayona: ¡El consejero va desnudo!”

  1. Neurobiologico 26 marzo, 2014 a 09:10 #

    Leida la noticia no se me ocurre mas que el proverbio chino: Al hablar procura que tus palabras tengan más sentido que el silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: