Los avatares del futuro hospital de Teruel


Luisa Fernanda Rudi, Presidenta del Gobierno de Aragón
Luisa Fernanda Rudi, Presidenta del Gobierno de Aragón

La decisión del Gobierno aragonés de congelar el inicio de las obras del nuevo hospital de Teruel -previsto para finales de este mes- hasta ver qué dice exactamente un informe que entró en la DGA el pasado mes de abril y que alerta del riesgo sísmico que registra la zona donde se va a levantar el edificio sanitario, El Planizar, ha sentado fatal a la población de la tercera provincia aragonesa. La gente no es tonta. Si sale que el peligro de terremotos es real y grave, habrá que modificar el proyecto para construir el hospital a prueba de estos seísmos. O bien cambiar de ubicación. En ambos casos, adiós al nuevo hospital hasta dentro de no se sabe cuántos años -quizá un adiós definitivo- y aumento considerable del coste.

Si tras estudiar el informe los técnicos de la DGA concluyen que no hay problema en levantar en la parcela elegida un hospital con 300 camas y capacidad para atender a una hipotética población de 100.000 habitantes, lo más probable es que, al menos, unos meses se retrase la puesta de la primera piedra. Quizá no, quizá todo se resuelva en los próximos días y antes de que expire el verano tengamos al consejero de Sanidad enterrando la urna con el periódico del día en El Planizar. Pero a estas alturas, cuando el comienzo de los trabajos lleva aplazándose tres años, queda totalmente justificado poner en entredicho la buena voluntad de la Administración.

Ocurra lo que ocurra, la pifia ya está hecha. La incertidumbre sobre la seguridad del terreno rodea ahora a la construcción del futuro hospital de Teruel, justo lo que necesita la Administración para no someterse a ninguno de los compromisos que pudiera haber adquirido antes con la población. Y, una vez más, la imagen de los políticos cae por los suelos. Porque el primer informe que avisa de la cercanía de dos fallas activas en la zona es de 2009. Un segundo estudio, encargado por el Salud a una empresa para tener una segunda opinión, se realizó a los pocos meses de ese mismo año. Y el tercero, antes ya mencionado, llegó al Gobierno aragonés hace cuatro meses. Dos equipos de gobierno de distinto color habían oído hablar del riesgo sísmico en El Planizar. ¿Era necesario esperar a la víspera del inicio de las obras para estudiar detenidamente los informes geológicos?.

Los avatares del futuro hospital de Teruel dan para escribir un libro antes, incluso, de que se haya puesto la primera piedra. Qué será cuando comiencen las obras -si es que llega ese momento- y haya que poner sobre la mesa 62 millones de euros. Mejor no pensar.
Via: Heraldo de Aragón 9/sep/2013
Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s